Resolvemos tus dudas 91 668 64 54 - 606 28 29 26
0 Items - 0,00
0
  • No products in the cart.
0 Items - 0,00
0
  • No products in the cart.

Doyle Brunson 50 Manos Inolvidables

24,95

En este libro se relata esas manos que tienen historia porque han quedado en ella. Desde las que sucedieron en los años 50, al costado de las autopistas de su Texas natal, entre matones y jugadores que mueren sobre el paño, hasta las que conoceríamos gracias a la televisación de nuestro querido y excitante poker. Ya sea la historia de la mano “10-2” que lleva su nombre, hasta el relato de aquella sobre la que siempre le preguntan, todas están aquí. Y definitivamente son para recordar.
«Es un gusto incluir esta obra en la Biblioteca Pensar Poker, y haber trabajado en ella con tanto empeño y dedicación. Escrita entre recuerdos, vivencias y 50 años de experiencia, te va a cautivar»

Hay existencias

SKU: LDB50MIO Categorías: , ,

Características: Doyle Brunson 50 Manos Inolvidables

  • Nº de páginas: 291 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editorial: AUTHOR S BEST
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9780957547438

Para más libros visita nuestra categoría de libros.

Este texto es un fragmento de “50 Manos Inolvidables”, de Doyle Brunson.

Parece que muchas de las manos que recuerdo son de los viejos tiempos, de cuando el cometa colisionó en la tierra y mató a los dinosaurios. Creo que ello se debe a que enfrenté a jugadores inexpertos de Hold´em. Doyle Brunson 50 Manos Inolvidables

Los tejanos llevaron esa modalidad a Las Vegas a fines de los 60. En ese momento y a principios de los 70, las partidas más grandes se celebraban en el Hotel y Casino Dunes, básicamente porque sus dueños eran jugadores de poker como Sid Wyman, Bob Rice, Charlie Rich, Todd Durlocker y Major Riddle.

Los primeros cuatro, si bien no eran competidores cinco estrellas, eran bastante decentes.

El otro, Major Riddle, era el accionista principal del Dunes y un muy mal jugador. Cuando se conoció el No-limit Hold´em, todos los competidores de Las Vegas y los dueños de casinos lo amaron tanto que terminó reemplazando a las otras variantes del poker.

Por eso, los jugadores de los estados sureños vinieron a Las Vegas y muchos de ellos terminaron siendo ricos. Doyle Brunson 50 Manos Inolvidables

Jugaba noche y día para asegurarme mi cuota del dinero que, sin lugar a dudas, alguien iba a perder.

En una oportunidad, disputaba un pozo con Major Riddle e hice un raise con A♦ K♦. Major hizo un re-raise y yo pagué.

El flop fue K♥ K♠ 7♦.

Checkeé, Major apostó y yo sólo pagué.

Estaba un 99% seguro de que tenía la mejor mano y no quería que él dejara de apostar si, efectivamente, estaba bluffeando.

La carta siguiente fue el 6♣

Pasé, Major apostó y yo pagué.

La última carta fue el 7♠

Volví a checkear. Él apostó, resubí all-in, pagó y mostró 2♦ 2♥.
¡Él tenía la peor mano posible porque había dos pares más altos en el board!

Desde luego, nadie podía sobrevivir cometiendo ese tipo de errores.

Major terminó perdiendo todas sus acciones del Dunes, luego fue a la Strip y abrió el Silver Bird, donde llegó a dilapidar casi toda su fortuna.

Años más tarde escuché que murió por un desorden sanguíneo.

Otra triste historia de Las Vegas.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Doyle Brunson 50 Manos Inolvidables”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *